El inconsciente colectivo de la Humanidad.

Ayer con una amiga, visité en Santiago de Chile, la exposición World Press Photo, que contiene impactantes fotos premiadas en diferentes categorías, acerca de tragedias humanas vividas por personas de diferentes partes del mundo, originadas por desastres naturales, guerras, terrorismo, etc. En una sala lateral, un 5% de la exposición, dos o tres fotos de experiencias bellas, donde recuerdo la de un nadador de espaldas. Esta experiencia me llevó a reflexionar acerca de la responsabilidad de la prensa, en destacar la parte negativa de la vida, infundiendo miedo y la sensación de que nuestro planeta es un lugar horrible, inseguro, violento, donde el mal nos espera a la vuelta de la esquina, para atacarnos. Creo firmemente que existen millares de experiencias bellas y afortunadas, múltiples experiencias de amor y generosidad humanas, gente buena que no hace daño a nadie, lugares paradisíacos, que la prensa no se molesta en destacar, menos en los noticieros, ni en las primeras páginas de los diarios. Deseo pensar que quienes dirigen el negocio de la prensa, desconocen la negativa influencia que tienen, infundiendo miedo permanente y sistemático, en el inconsciente colectivo de la Humanidad.

Quienes trabajamos como terapeutas, vemos permanentemente lo estragos que causa el miedo en el cuerpo y la mente de las personas, el stress, la angustia la ansiedad, las adicciones, la depresión y las crisis de pánico, son sólo diferentes formas de miedo. El miedo enfría, detiene, paraliza, y luego vivimos las consecuencias de no poder hacer o decir cosas que nos beneficiarían, cayendo en círculos viciosos, transformándonos en personas infelices, diferentes a cómo quisiéramos ser. Personalmente y al empezar una terapia, sugiero a mis clientes, dejar de ver los noticiarios nocturnos, reemplazándolos por leer un libro entretenido, escuchar música relajante o ver una película agradable. Alguna vez leí una frase, que no entendí en ese momento “el miedo es lo contrario al amor”, y ahora después de mucho tiempo, estoy plenamente de acuerdo con dicha afirmación, porque el amor es expansivo, cálido, abre nuestro corazón a dar y recibir, nos moviliza a actuar, logrando un instantáneo beneficio…. sólo imagina el efecto de una sonrisa que alguien te regala, durante el día.

Fui una niña tímida y solitaria, criada por abuelos, y un día como a los doce años, decidí participar en un Taller de Teatro en mi colegio, sin saber que esa experiencia cambiaría mi vida, y mucho tiempo después sería psicóloga y estaría escribiendo artículos para un prestigioso diario en mi país, sería entrevistada en la radio y participaría como panelista en un programa de televisión; ahora sé que eso sólo lo pude lograr, porque aprendí a superar el miedo, representando personajes diferentes a mí..

Si no eres una persona plena y feliz, si no disfrutas de la vida, crees tener mala suerte y nada te resulta bien, seguro que eres una víctima del miedo.¿No sabes cómo hacerlo?, ¿te sientes atrapado?, comienza dando pequeños pasos, tan pequeños que no te asusten, desencanten, acaben con el impulso o la buena intención. Hace poco un amigo me trajo un libro de Buenos Aires, porque no encontró el que le encargué, y trata acerca del Kaizen, un nombre japonés para denominar algo tan simple, como es ir paso a paso, para lograr cualquier meta que nos propongamos, desde ser más ordenados, hasta bajar de peso, cambiarnos de trabajo, o encontrar a la pareja adecuada. La base sería empezar por hacerse pequeñas preguntas cómo : ¿qué pequeña acción estoy dispuesto a hacer, para lograr xxx ?. No cabe duda de que pequeños logros, siempre nos animan a más y en mi opinión la acción motivada y positiva por más simple que sea, es un guerrero poderoso que destruye al miedo, nos ayuda a mejorar nuestra autoestima y la conciencia de que somos capaces. También he descubierto que ayudar a quienes consultan, a aceptarse, quererse y valorarse, es el primer paso de todo cambio, aprendiendo a reconocer qué cosas les hacen bien y qué cosa son tóxicas en su vida.

Los procesos adictivos, tan frecuentes en las sociedades modernas, se inician por miedo y soledad, hasta transformarse en un cruel castigo, que la persona se infiere a sí misma, dañando su vida y la de otros. Paralelamente miles de personas en el mundo han sido capaces de abandonar una relación de pareja insana, dejar de fumar, tomar alcohol, drogarse y no me cabe duda que el proceso de inició por un pequeño acto de amor, de otros hacia ellos y de ellos hacia sí mismos.

Creo firmemente que nuestro mundo avanza hacia el Amor, aunque la prensa insista en lo contrario, y como estamos interconectados unos con otros, habitando nuestra única y maravilloso hogar, Gaia, el planeta azul, empieza por ti, en tu pequeño mundo personal, abandona el miedo, siempre es mejor el amor, no te arrepentirás.

EJERCICIO SUGERIDO

para Superar el Miedo

En un lugar tranquilo, sentado o acostado, con los ojos cerrados, respira profundo por tu nariz, concéntrate en tu corazón, al inspirar, llénate de amor, en forma de color rosado, y al expirar bota el miedo, como si fuese una energía verdosa, gris, densa, repite varias veces, hasta que te sientas centrado, más armonioso, y en contacto con tu ser esencial.

Identifica las zonas de miedo en tu cuerpo, generalmente son las que nos duelen, están contracturadas, o donde hemos desarrollado alguna enfermedad. Trata de visualizar la forma de tu miedo, puede ser un color, una sensación, una imagen, ya está identificado…… no puede contra ti…….es más débil que tú…..háblale a tu cuerpo, díle : ¿de qué tienes miedo?, yo te voy a ayudar a sanar. Te concentras en tu corazón, él sabe cómo amar, lo ha hecho tantas veces…. dispara un láser rosado hacia la zona afectada, un rayo de amor, y siente cómo se diluye el miedo. Repite las veces que sientas necesarias.

Ahora eres como un bebé, puro, limpio, feliz, en su cuna, moviendo su cuerpo desnudo, estirándose, recibiendo la tibieza del sol, estás comenzando a sanarte, eres un ser único y maravilloso, tienes derecho a ser feliz, este planeta es un lugar hermoso y tu alma eligió venir aquí para aprender.

Esther Morales León

Psicóloga Clínica (Chile)

Miembro de la Red Iberoamericana de Luz

www.emorales.relacionarse.com


comparte esta página en: